06 abril 2006

A las Madres de Plaza de Mayo


30 AÑOS DE VIDA VENCIENDO A LA MUERTE
24 de Marzo de 1976. 24 de Marzo de 2006.

ACTO A 30 AÑOS DEL GOLPE GENOCIDA

El jueves 23, la Asociación Madres de Plaza de Mayo convocó a repudiar la funesta fecha con un acto en Plaza de Mayo, horas antes de que se cumplan 30 años del golpe genocida en Argentina.

3 comentarios:

Perpetuo Inconforme dijo...

Eran las 21:30 horas cuando las Madres subieron al escenario y se sentaron a la izquierda, para estar ahí, en el corazón mismo de la noche. Cerca de 70.000 personas aplaudían frente a la pirámide donde ellas marchan cada jueves.

“Todo está clavado en la memoria” coreaban adolescentes que no habían nacido entonces. Detrás de los músicos, enormes, se veían los rostros de Azucena, Mary y Esther, “las tres mejores Madres” en palabras de sus compañeras. Y junto a ellas, los 30.000, y en las columnas, los 30.000, en las canciones, en esa noche de fiesta y de vida, los 30.000.

“Hace años, cuando en el 81 yo mencionaba a las Madres la gente por poco no se metía debajo de la silla; y ahora las nombro y toda la gente se pone de pie. Eso corrobora que la lucha por la memoria ha crecido muchísimo” reflexionaba León Gieco. Y además, “Hebe es una locomotora andando y solamente hay que ir a la Universidad de las Madres para ver el trabajo que hicieron las Madres. Con todo lo negativo que les paso hay que ver la obra magnífica que han hecho estas mujeres.”

“Esto que hacen las Madres sirve para que las nuevas generaciones estén informadas de lo siniestro que fue aquello; las amo” dijo Horacio Fontova antes de subir. Después vendría Teresa Parodi con “que se queden quietas, que no digan nada”. Las Madres emocionadas se tomaron las manos. “Cuando tengo dudas, estoy atenta a lo que hacen. Si van para allá, yo voy atrás. Porque la honestidad, la decencia, el coraje, el amor con mayúsculas, la defensa de la vida, de los demás, son un ejemplo increíble. Que sean eternas” deseó Teresa.

Miles de jóvenes acompañaron el recital al que se sumaron también las canciones del dúo Orozco- Barrientos y, al final, la voz de Vicentico “¿A dónde van los desaparecidos?” que todos cantaban.

Las pantallas laterales se iluminaron y la historia argentina apareció en imágenes narrada por la voz de Rita Cortese. El trabajo que la carrera de Cine Documental y el Área Audiovisual de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo realizó sobre un texto de Sergio Ciancaglini, se transformó en un ejercicio de memoria colectiva. Los abucheos a los genocidas y los aplausos a los compañeros se intercalaban en una Plaza que no sacaba los ojos de la proyección. “Miles de bombardeos como el del 55, miles de operaciones masacres, miles de trelews, y miles de triples A, eso fue el terrorismo de Estado”. La internacional sonaba de fondo, mientras se producía un parto: era el de las Madres de Plaza de Mayo. La historia desde antes del pañuelo hasta el enfrentamiento con los caballos el 19 y 20 de diciembre despertó en los pibes una admiración más y más grande. Al final, el “Madres de la Plaza, el pueblo las abraza” era más sentido y más gritado que nunca.

Y entonces se apagaron las luces. Dos reflectores recorrían las fotos de los 30.000, una y otra vez, cuando se escucharon las primeras palabras de la presidenta de las Madres.

Emocionada y potente, la voz de Hebe conmovió hondamente a cada uno de los presentes en esa Plaza. Después de los aplausos y la ovación, vinieron el silencio y la quietud. Costaba irse con tanto adentro. Son 30 años de vida venciendo a la muerte.

flo dijo...

ufff como dolio eso... una masacre sin sentido... :(
yo no fui a ninguna de las marchas pero no se como haria si tuviera que mirar a esas pobres madres y abuelas a los ojos.. con tanto dolor... con tanta impotencia y sobre todo impunidad...

me parece que el NUNCA MAS ya esta de mas decirlo... porque toda la argentina es consciente de que JAMAS volvera a permitir una masacre de ese tipo

besos cariño!

Nathaly dijo...

Para mi las madres son el ejemplo de lucha mas grande que ha existido, valerosas,guerreras incansables. Por ello cuando supe que dejaban de marchar senti como un vacio en el estomago de la tristesa que me dio.Sin embargo,solo una madre puede comprender lo que es llevar 30 años un dolor en su corazon(la perdida de un hijo), ahora creo que solo ellas saben que hacer y si esa es su palabra las respeto...¿quien no va a respetar a una madre?